sábado, 29 de julio de 2017

POR LOS PAISES DE COLOMBIA ENSAYOS SOBRE POETAS COLOMBIANOS




Desde hace más de 30 años leo a William Ospina, “Las auroras de la sangre” sobre Juan de Castellanos, es para mí el ensayo más lucido y extraordinario sobre un poeta escrito en Colombia. William no solo es un excelente poeta, novelista, sino un ensayista de carta mayor, una verdadera institución. Este texto es un recorrido por los principales poetas Colombianos. Es una edición del “Fondo de cultura económica” de México en el 2011,  sí mi memoria no falla, fue publicado por tercer mundo editores unos años antes.

Julio Cesar Londoño, otro excelente ensayista y cuentista  describe a William magistralmente en su labor: “jubilados ya Gabo y Mutis, y con Fernando Vallejo patinando en círculos irascibles, William Ospina se perfila como nuestro escritor más representativo. Ospina llena los auditorios, sus libros son textos de estudio en las universidades, se venden como el pan y humedecen las yemas de los dedos de los lectores. Los detractores lo acusan de publicar tratados a la menor provocación. En su defensa, hay que decir que sus libros son polémicos y delicados a la vez, y que han sido elogiados por escritores tan planos como Vargas Llosa o tan barrocos como García Márquez. A mí me intriga que a pesar del éxito y los compromisos, Ospina siga moviéndose con esa parsimonia episcopal que lo distingue. Nunca tiene prisa y siempre tiene tiempo para conversar con el primer parroquiano que se le atraviese”.

Desde el ensayo sobre “Aurelio Arturo”, William, con una prosa hermosa, propia de un poeta, ha venido elucidando la geografía de nuestra poesía, con una lucidez, rigor y profundidad indiscutible. Este texto inicia con un pequeño ensayo sobre Juan De Castellanos, exactamente sobre el poema “Elegia de varones ilustres de indias”, El más ambicioso poema de la conquista de America” poema extenso, el cual ha sido estudiado por William desde hace muchos años, recuerdo que la casa de poesía Silva le encargó un ensayo para la historia de la poesía Colombiana sobre Juan De Castellanos, que fue el inicio de estudios más serios y amplios que terminaron con un texto excepcional sobre esta obra.

En este libro hay textos sobre Silva y su nocturno, de Barba Jacob, Luis Carlos López, Rivera, Rafael Maya, León De Greiff, Juan Lozano, de Antonio Llanos, Álvaro Mutis, José Manuel Arango y Giovanni Quessep.  El libro empieza con una frase que explica su razón y pulsión: “Admirables ejemplos de inspiración y admirables ejemplos de laborasidad ha producido la poesía Colombiana.

No solo es un estudio de nuestros mayores poetas, es también una elucidación histórica de nuestro mundo creativo, de la inabordable geografía, es a la vez una escrutacion del lenguaje y el paisaje, de las sinergias entre el viejo y el nuevo mundo, de la historia con sus  tragedias olvidadas. Este ensayo es un bálsamo para el alma,. Ojala mis lectores lo disfruten.


miércoles, 26 de julio de 2017

PASEAR LOS PERROS ES ALGO MÁS QUE PASEAR LOS PERROS (Relato)

La relación entre el hombre y el perro está suficientemente documentada. Quiero hablar desde mi experiencia personal. Esos dos seres vivos, mis mascotas, son dulce compañía de absolutamente todo lo que hago en mi vida, con ellos tengo una sinergia y amor especial, una relación al margen, suelen depararme experiencias por fuera de lo común, han abierto el espectro de mis amistades de una manera bastante generosa y me han enseñado más sobre la naturaleza que todos los libros de ecología que he leído. Compartir con un perro es dar y recibir cien veces lo que damos de muchas maneras. También es una forma de ocultar egoísmos y suplir esa incapacidad para relacionarnos con los demás. Vivo en un Barrio de clase media en Medellín Colombia. Se llama los colores. Ubicado cerca del estadio y de un cuartel militar, atravesado por dos calles, como largas lanzas y varias carreras en un desorden inexplicable, en cuadrantes de ochenta metros, los que constituyen el último rescoldo de la cuadratura española tradicional con la que crecieron nuestras ciudades: Casas amplias de dos pisos, de muchos años de construcción, generosas, con espaciosos antejardines. Conjuntos cerrados con más de cuarenta años, con apartamentos igualmente amplios, llenos de zonas verdes y grotescamente, ganando cada vez más terreno, torres nuevas, imponentes, producto de un acelerado crecimiento que se olvidó de los espacios, hechos para reducir la convivencia a su mínima expresión, pensados solo para obtener ganancias, sin un ápice de humanismo y carentes de zonas verdes proporcionales al número de apartamentos y personas, son como guetos que ocultan tal condición por la magia de la publicidad y el mercadeo que embruja a las personas. El barrio guarda en todo caso su vieja semblanza, fue diseñado por constructores de otro tiempo, tal vez por ello está lleno de parques y zonas verdes. En ellos siempre hay gente de la mano de sus perros, son parte del paisaje, me recuerda las pinturas del expresionismo  de lugares y costumbres emblemáticas de Paris del siglo XIX, como postales. Estas personas dedican mucho tiempo a sus mascotas, tienen una rutina implacable todos los días, con horas precisas. Mis salidas son de un rigor miliciano, en ellas reconozco a mis pares, amos con perros de todas las razas, engalanados,  descuidados, pequeños, grandes, bravos, consentidos, juguetones, indiferentes, cansados….tengo dos horas exactas para sacar a Tony, un viejo schnauzer, que lleva once años conmigo, sabio, lento, recatado e indiferente y Lost, un joven de la misma raza que recogí de la calle, impetuoso, locuaz, atrevido sin ser agresivo, pura juventud. Salgo A las 6 Am y a las 5 de la tarde. Hay algo curioso e inexplicable, los perros se parecen a sus amos y estos a sus perros, reflejan en sus locuaces movimientos las actitudes del amo. Podría decir que conociendo al perro se conoce a su amo o a la inversa. Algo me impresiona de esta relación, los perros nos hacen ser más cordiales, más comunicativos, dispuestos, que es mucho decir en estos tiempos de tantos egoísmos. Cuando salgo me encuentro con Verónica, una ejecutiva que sale con sus dos perros, clara y directa, la comunicación con sus mascotas la hace como si fueran dos personas. Ha vivido toda la vida en este barrio y es de esos personajes que une, relaciona y siempre suma, con una constante, sus mascotas son el eje pese a que su belleza sería suficiente razón para uno acercarse. Para tener su amistad es necesario e indefectible conquistar a sus perros. Me encuentro en estos recorridos puntualmente con una socióloga recién egresada que tiene dos mascotas y está siempre acompañada de una amiga o de su madre, uno de sus perros es un viejo que debe alzar pues los años ya no le dan para estos paseos y su compañero más joven que se somete con suma paciencia a esperas tediosas por la condición de su viejo amigo. A la misma hora también sale una señora, súper bien vestida, su soledad solo es mitigada por la relación con su mascota, habla con su perra como si fuera su pareja, le gesticula y le manotea incesantemente,  la perrita, consentida de sobremanera, sólo tiene ojos para su ama, los demás no importamos. Mis perros me han aportado muchos amigos. Ellos suplen una soledad sólo alivianada por el amor de mis hijos. En toda relación del amo con su perro hay siempre una ausencia, nosotros suplimos con estos seres muchas carencias. Es un hecho, ellos nos ayudan a ser felices. Un perro es nobleza y puro agradecimiento. En mi barrio, hay una especie de cofradía alrededor de las mascotas. Las charlas casuales en el parque comienzan necesariamente por el tema de los perros, después se podrá hablar de lo que sea, el a priori de la comunicación es lo que nos está pasando con las mascotas. Mis perros en esta pasarela natural son de la peor apariencia: despeinados, alborotados, parecen rokeros de los años sesenta, muy anacrónicos para estos tiempos de tanto glamour, con una constante, están siempre alegres. Quería hablar, de lo que pasa cuando salgo con mis perros…es todo un acontecimiento pese a que es un acto que repito todos los días, no lo dudo, mis mascotas me ayudan a ser más humano.