lunes, 11 de junio de 2007

MARTIN AMIS



El desparpajo con que va contando las historias mas simples, entre la esclerotica de una cotidianidad reveladora; un ritmo marcado por un orden prefijado, pero absolutamente sutil, que da la impresión de ser una conversación descomplicada, ritmo, referencias intertextuales, hacen de su autobiografia un bocado de cardenale exquisito. “Experiencia” es un texto literario que nos cuenta el itinerario de sus encuentros con la palabra, la escritura y las descripciones de la relación con su padre, absolutamente constructiva. Su lectura está acompañada por unos pie de página alucinantes, llenos de revelamientos literarios y el encuentro con escritores de la Europa de los 60 y 70. Su lectura enmarcado por una suerte de psicoanálisis creativo, siempre genera una especie de ansiedad, de impaciencia, ganas de nunca soltarlo. Borges refiriéndose a Melville, decía que hay escritores cuya obra no se parece a su destino, no es el caso de Amis. En la “flecha del tiempo” decía: “Dispongo de un vocabulario soberbio (mónada, retráctil, necrópolis, palíndromo, antidesestabilizacionismo) y de un dominio imperturbable de las reglas gramaticales. El apóstrofo, en la frase inglesa “Please Respect Owner’s Rights”, no está donde debería. (Y lo mismo pasa con el del cartel que se ve en la carretera, el que ensalza las excelencias de Roger’s Liquor Locker e indica su situación.) Aparte de las palabras que denotan movimiento o proceso, que siempre me obligan a echar mano de las comillas (“dar”, “caer”, “comer”, “defecar”), el lenguaje escrito me resulta perfectamente comprensible, al contrario que el hablado.” Es un hecho que se prueba con certeza en este libro impecable. sobra aconsejar su lectura.

No hay comentarios: